sábado, 31 de enero de 2015

BRAZO GITANO


Hoy quiero dedicar esta receta a mi buena amiga Encarni por su paciencia, porque me lleva pidiendo esta receta prácticamente desde que inauguramos el blog y vaya si ha llovido y hemos cocinado. De hecho ha caído, sin fotos, más de un brazo gitano; y sin foto, no hay receta... De mi amiga tengo que decir que tiene mucho arte y es una experta en adaptar recetas para intolerantes al gluten y a la lactosa, qué remedio, ¿verdad? Algún día le pediré para compartir aquí alguna de esas maravillosas recetas suyas.

Esta receta de brazo gitano se la dio a mi hermana Belén una amiga suya del colegio cuando tendría doce o trece años. La amiga Chari. Es la tarta con la que celebraban siempre los cumpleaños en su casa y pronto lo fue también en la nuestra, donde caía prácticamente todos los meses, pues entre tantos hermanos, cumples y santos, cubríamos todo el calendario.

Amiga Encarni, paso ya a la receta que tanto hemos disfrutado también juntas.



Ingredientes:
1 pack de 4 de galletas maría hojaldrada, 250 g de mantequilla, 250 g de azúcar, 3 yemas de huevo, leche, chocolate a la taza.

Lo primero es mezclar la mantequilla, que habremos sacado un rato antes de la nevera para que no esté dura y la podamos trabajar, con el azúcar y las yemas de huevo hasta conseguir una crema homogénea.


Abrimos las galletas, de tipo hojaldradas, y en un plato hondo echamos un buen chorreón de leche.



Forra una bandeja que te quepa en la nevera con papel aluminio.


Para montar el brazo gitano vamos mojando las galletas en leche, sólo mojar, vuelta y vuelta, y sacar. Y vamos untando las galletas con la pasta de la mezcla anterior. Sostén las dos o tres primeras en la mano antes de colocarlas en la bandeja para que se puedan quedar de pie.


 Y ya es cuestión de seguir montando el brazo hasta que se te acabe la crema. 


Por último hay que preparar un buen chocolate a la taza bastante espeso y cubrir el brazo gitano. Ayúdate con una lengua pastelera.


El de la foto lo hice esta mañana y ya ha caído enterito en la merienda, claro que éramos seis...

Encarni, espero que lo hagáis pronto y lo disfrutéis, ya veis que poquito lleva y qué fácil es.

¡A todos, saludos blogueros!

10 comentarios:

  1. Esa misma tarta la he comido en mi casa toda la vida, igualita igualita; mi madre la bordaba. Lo bueno perdura. Me alegra el día tu vuelta al redil bloguero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo, que no se pierdan estas recetas de toda la vida que tantos buenos recuerdos nos traen! Un besazo!

      Eliminar
  2. Yo lo sigo haciendo mucho, ¡está riquísimo! ¿Sabes que siguen vendiendo el Chotaza con el que lo hacíamos? Es difícil de encontrar pero haberlo haylo ... :)

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo estuve buscando por los supermercados de la zona y nada. Si alguna vez lo vez me lo compras porfa! Besito!

      Eliminar
    2. La fábrica está en el Viso del Alcor(Sevilla). Es lo único q he encontrado en Internet.

      Eliminar
    3. ¿La fábrica de Chotaza? ¿Y qué quieres que hagamos, asaltarla? jajajaja

      Eliminar
  3. Gracias. Yo esta receta recuerdo que me la enseñaste tú y que fue de lo primero que hice yo sola en una cocina. Luego la hicimos para una fiesta en el instituto y fue todo un éxito. Después vino la tarta de piñones- todavía hay miembros de mi familia que me la recuerdan de vez en cuando. Por cierto , Julián te agradece el blog ya que gracias a él hacemos muchas cositas juntos. Encarni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Encarni, y gracias a tus niños, especialmente al goloso de Julián, jejeje Mandame foto en cuando hagas el brazo gitano que quiero verlo. Un beso fuerte guapa!!

      Eliminar
  4. ¡De muerte! Nunca lo he hecho. Ni siquiera recuerdo que la receta nos la diera Chari. La mitad de mi memoria es ya la tuya, aunque no sé si debo fiarme mucho. Je, je. Pero no hay otro postre que me guste más. Besitos. También para Encarni. Pásate más por aquí, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo hasta el día que vino la Chari a casa a hacerlo por primera vez, jejejje Besito, mía!

      Eliminar